A la hora de poner a punto nuestro baño son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta: el inodoro, el lavabo, los muebles… y ¡la ducha! Este es un lugar al que debemos prestar especial atención, pues puede ser una zona peligrosa si no elegimos bien nuestro plato de ducha. Además, si quieres un baño que se ajuste perfectamente a tus necesidades, los platos de ducha a medida son tu mejor opción, ¿quieres saber por qué? ¡Nosotros te lo contamos!

1. Aprovechamiento del espacio

Una de las ventajas más evidentes a la hora de adquirir un plato de ducha a medida es que va a aprovechar al máximo tu espacio disponible en el baño, puesto que está diseñado de forma exclusiva para este. Además, puede ser tan grande, tan inclinado, o con un desagüe tan amplio como tú desees, aunque te recomendamos que pidas la opinión de un experto para que te índique lo más eficiente (si lo necesitas, consúltanos).

2. Materiales adaptados a tus necesidades

Otro aspecto muy interesante a la hora de escoger tu plato de ducha a medida es que puedes elegir entre un gran abanico de materiales. Dependiendo de tus necesidades, puedes optar por materias como la cerámica, que es resistente al rayado y los productos químicos, pero vulnerable a los golpes (no lo más recomendable con niños, pero segura entre adultos), aunque lo compensa con su reducido precio; también puedes escoger otros como el acrílico, que es antideslizante y muy ligero, de tacto cálido y fácil de limpiar (perfecto para hogares con muchos miembros). Las posibilidades que te ofrecen los diseños a medida son muchas, así que no olvides elegir las que mejor se adaptan a tu situación personal y consulta si es necesario.

3. Estética homogénea

a tercera ventaja es la estética de nuestro baño. Al hacer nuestro plato de ducha a medida se adapta a los colores, el estilo y formas además de al espacio, como ya hemos mencionado. Si eres una persona que da mucha importancia a la estética, esta es tu mejor opción.

4. Precio asequible

Contrario a la opinión general, que sea a medida no significa que sea caro. De hecho, los platos de ducha a medida son mucho más asequibles de lo que pensamos. Además, como escogemos los materiales y la superficie que se cubre, el precio va a variar mucho dependiendo de nuestra elección.

En conclusión, si estás pensando en instalar (o redecorar) tu baño, valora todas las ventajas que te puede aportar colocarle un plato de ducha a medida: optimización del espacio, adaptación de los materiales a las necesidades de tu hogar, estética homogénea y precio asequible son solo algunas de las muchas que te vas a encontrar. Esperamos que este post te haya servido para decidir qué escoger para tu nuevo baño, si necesitas ayuda para instalarlo o quieres consultar detalles más específicos, no dudes en contactar con nosotros en nuestra página web. ¡Hasta la próxima!